• Ubicación: Plazoleta del Marqués, a un costado de la Catedral Metropolitana
  • Estación del Metro: Zócalo

Es una obra que labró el prestigiado escultor Manuel Noreña en honor al Cosmógrafo de origen alemán Enrico Martínez, quien participó arduamente en un proyecto para evitar las inundaciones en la entonces Nueva España.

Desde antes de la Conquista, Tenochtitlán sufría de constantes inundaciones y por haber sido uno de los lugares que desde entonces contaba con una gran cantidad de personas y actividades, los retos para su organización siempre fueron muy grandes.

Desde el periodo prehispánico, los mexicas se asentaron en el Valle de México, en lo que era el islote de Tenochtitlán, el cual se encontraba en uno de los lagos que pertenecían a la zona lacustre, por eso los ríos que venían de las sierras y los pequeños manantiales ocasionaban graves inundaciones. Ante estas circunstancias fue necesario construir obras que controlaran las corrientes de agua, por lo que se edificaron una especie de diques con gran ingenio, a tal grado que los españoles quedaron impactados por la gran tecnología empleada en ellos.

Después de la conquista el problema continuó, aunque ahora existían otras dimensiones, tanto de la población, como en la construcción de la nueva Ciudad. Por eso fue un gran reto para Hernán Cortés fundar la Capital de la Nueva España en el antiguo Centro Ceremonial de Tenochtitlán, sobre todo cuando se requirió una solución después de la gran inundación registrada en 1555.

En este escenario aparece Enrico Martínez, quien bajo el segundo periodo de gobierno de Don Luis de Velas, tuvo la dirección del proyecto de desagüe artificial en 1607, donde se proponía construir un canal que iniciara en Huehuetoca para que drenara el lago de Zumpango e interceptara al río de Cuautitlán, de tal forma que dirigiera las aguas hacia el río Tula. Así se lograría reducir la constante alimentación que sufría el lago que rodeaba a la entonces Capital Novohispana.

Durante los primeros años del proyecto se logró que las aguas de lago de Zumpango se drenaran por el túnel de Nochistongo con dirección al Valle de Tula, sin embargo fue insuficiente, esto ocasionó que Enrico Martínez fuera objeto de numerosas críticas. Se consultaron a otros expertos y durante varias ocasiones se suspendieron los trabajos.

En el año de 1629 la Ciudad de la Nueva España sufrió una de las peores inundaciones y el cosmógrafo autorizó que la entrada del canal del desagüe fuera ofuscada, por temor a que las aguas de los ríos destruyeran los avances en la construcción. Las consecuencias fueron catastróficas y la corriente llegó a la Ciudad de México, alcanzando una altura considerable.

Los daños de la catástrofe aún se percibían después de una década y debido a este gran error, fue condenado a varios años de cárcel por el cargo de negligencia. Posteriormente fue puesto en libertad y se reiniciaron las obras del canal de desagüe, sobre todo porque él era el que más conocía con respecto a la problemática que se vivía en la Ciudad. Fue la última etapa en que intervino Enrico Martínez y su propuesta fue que el canal se edificara a cielo abierto, pero esta idea fue rechazada.

Enrico Martínez dedicó aproximadamente 25 años de su vida a esta labor y murió en 1630, sin que su propuesta se concretara. El problema de las nuevas inundaciones siguió siendo una fuerte preocupación durante los años posteriores, pero logró tener solución.

Galería fotográfica

En esta sección podrás disfrutar de las fotos e imágenes que los paseantes del Centro Histórico han capturado a lo largo del tiempo. Aquí las compartimos contigo para que puedas apreciar otros detalles que rodean a Hotel de Cortés. Antigua Hostería de Santo Tomás de Villanueva. Esperamos que tu experiencia por este recorrido virtual del Primer Cuadro de la Ciudad, sea algo inolvidable.

Lo sentimos, no hay fotografías disponibles.

Photos provided by Panoramio. Photos are under the copyright of their owners...

Visita virtual en Monumento a Enrico Martínez

Navega, acércate, mira detalles y camina por las calles y rincones del Centro Histórico de manera virtual. Aprovecha la oportunidad de tener una experiencia inolvidable y siéntete como si estuvieras presente. Observa la Ciudad de México de cerca y ten acceso a Hotel de Cortés. Antigua Hostería de Santo Tomás de Villanueva con una increíble vista de 360 grados como si hicieras un paseo virtual.

Opiniones y comentarios

¡ V o t a !

Te invitamos a compartir con nosotros lo que piensas. Nos interesa que participes y expongas tus opiniones. Recuerda que de esta manera enriquecerás la información de la página y además permitirás que otros aprendan más sobre nuestra fascinante metrópoli.